Adrián Ferrero escribió estas palabras sobre “Borges y la Cábala: La búsqueda del verbo” de Saul Sosnowski. Les compartimos esta increíble nota que, obviamente, no se pueden perder.

Quien aborda la obra literaria de un escritor desde el punto de vista teológico puede adentrarse en una amplia variedad de formas de concebir la palabra. Hay casos en los que ella puede ser pensada como vehículo de insospechadas especulaciones o revelaciones sagradas, esto es, concepciones según las cuales el Verbo (en tanto Creador del universo) mediante determinadas operaciones complejas también puede ser revelador de sus principios. Otras, en cambio, pueden descreer de ese valor místico y asistir a ella como un corpus valioso para la inspiración de una poética desde distintas perspectivas. En este último caso, resulta imprescindible, no obstante, un conocimiento cabal de sus principios para que la ficción sostenga su coherencia respetuosa de ese sistema al que aspira a ser fiel y respetar las postulaciones de dicha teología. Tal es el caso del presente libro de Saúl Sosnowski. El autor percibe en Borges ciertas aproximaciones a la Cábala (incluso afinidades e informaciones concretas en sus textos) pero no la convicción de profesarla con religiosidad.