Fuga de buey

de Karina Cartaginese

En el espacio del poema, en el posible devenir buey, pensamiento salvaje, gnosis salvaje, todo se transforma en todo. La separatidad es solo una apariencia determinada por la costumbre y la necesidad predadora de la razón. Más allá, o más acá, está el misterio que trae la inmediatez del instante. ¿Poemas oníricos? No, lo onírico es lo que denominamos “realidad”. La vida se da en el instante y todo ser es un “hijo del instante”. El yo: un engaño resistente al fluir del misterio. ¿Qué acecha detrás de lo nominado? La fuga, el momento del estallido hacia la creación inagotable de la danza, de la belleza y delicado ejercicio de la danza.

“En la noche los ladridos de los perros son burbujas en un mar de silencio”. Una meditación. Un salto.

Quebrar la sintaxis, restablecer el pensamiento analógico primitivo. La ciencia elimina la ambigüedad, la poesía trabaja con ella. Cuanto más se expande el símbolo poético más abandona la claridad conceptual de los enunciados, y más se ahonda en lo profundo de la unidad originaria. Esta es la vivencia que nos invade al leer “Fuga De Buey”.

María Rosa Maldonado

Género: poesía

ARS$ 500

ESTÁ DISPONIBLE

LIBROS RELACIONADOS
Casi transparente
de Clara Arias