Rodolfo Walsh: escribir contra la muerte

de Victoria Mora

¿Qué es la Historia si no una dilatada serie de crímenes, de injusticias, de hechos inconfesables, de testimonios que todavía esperan, de silenciamientos? Más allá de su dimensión patética, la referencia al crimen nos recuerda la máxima de Heráclito que reconoce en el conflicto al padre de todas las cosas. Si se escribe contra la muerte, no se escribe sin ella. Y ciertamente se puede escribir también para ella. Por eso hay agón, lucha, en toda literatura poderosa. Ese agón no sólo habita en el “gran relato” histórico, sino que también concierne a la crónica diaria, al género periodístico que puede tanto dar lugar a la denuncia del crimen como a silenciarla. Porque hay en toda crónica una lucha entre el partido del olvido y el partido de la memoria. Hay quienes siguen las huellas y quienes buscan borrarlas. Pero la memoria sólo cumple su destino si condesciende mínimamente a la poesía, tomada en su más amplio sentido. ¿Cómo, si no, convertir el dolor en testimonio? Si acaso se puede establecer la cifra de los soldados que cayeron en Goose Green, la exactitud jamás los hará hablar. Ni siquiera a los sobrevivientes. Sólo una narrativa con vocación de tal puede dar la palabra al silencio, y ése es el nudo –o uno de ellos- de este libro de Victoria Mora, porque esa palabra que hace hablar a los restos del naufragio o la masacre es la palabra que se revela como acción.

Marcelo Barros

Género: ensayo

ARS$ 450

ESTÁ DISPONIBLE
Comprar

LIBROS RELACIONADOS
Una voz que se hace letra
de Marcelo Mazzuca