circulacion-facundo-martinez

Circulación

Novela que desde la cotidianeidad más banal se transforma, como su protagonista, en una máquina deformante de la realidad, a través del gurú e iniciador de su protagonista, el famoso semiólogo Eliseo Verón. Viaje iniciático y psicodélico por los meandros del signo y del mundo, Circulación es homenaje y traición, variación y salto al vacío.

Autor: Facundo Martínez 

Comprar online

Email

Descripción del producto

Facundo Martínez estudia Ciencias de la Comunicación en la UBA. Dijo hola al mundo en 1992, el mismo día que Charly García nació y Mariquita Sánchez de Thompson murió. Trabaja inventando frases para marcas que odia, pero cuenta sus historias y eso le gusta. Nunca supo usar bien el punto y la coma, lo desespera su amplitud. Considera que es muy joven todavía para redactar su biografía.

Reseña

La psicodelia del pánico
Por Gustavo Yuste

Todo parece transcurrir dentro de la chatura cotidiana dentro de Circulación (Modesto Rimba, 2016). Esta novela de Facundo Martínez propone un personaje cómodo, atrapado en la zona de confort que no parece arriesgarse por nada, ni siquiera por amor. El golpe necesario para que las cosas cambien, como si en medio de una hoja rayada encontráramos un sinuoso electrocardiograma, lo va dar la aparición del pánico y los ataques que sufre el protagonista, los cuales van a alterar todo lo que ocurre.

Envuelta dentro de un ámbito académico, uno de los personajes de la novela es el célebre Eliseo Verón, una de las vacas sagradas de la semiótica a nivel mundial. El investigador aparecerá como una especie de gurú que, involuntariamente, guía el rumbo de la radical transformación que sufre León Ayessio, un joven profesor que, hasta ese momento, había dejado que la inercia y la comodidad marcaran el ritmo de una vida poco emocionante.

La potencia de los ataques de pánico que sufre el protagonista no solo alterarán su vida, sino el ritmo de la novela, que empieza a sumergirse dentro del terreno de una psicodelia que modifica todo a su alrededor y que, producto del trabajo del autor, sigue pareciendo aterradoramente verosímil. Así, a través de los ojos del personaje principal de Circulación, podemos ver en primera persona cómo los límites entre lo real y los trucos que encierra nuestra mente son mucho más difusos de lo que pensamos a diario.

Con un estilo simple y fluido, esta novela logra convencer por igual al lector de dos extremos posibles: por un lado, una vida cómoda y monótona sin ningún tipo de aspiración; por el otro, la agresividad de lo desconocido e imposible al alcance de la mano. Escondiendo a veces información importante, incluso al final del libro, Circulación hace honor a la teoría de Verón y muestra un texto abierto a diferentes interpretaciones, renunciando así a la idea de hacer un discurso potente, pero regalando, al mismo tiempo, algo tan mágico como la posibilidad de un libro que mute según el lector.

Consultar por este libro