las marrapodi, libro de monica berjman - modesto rimba

Las Marrapodi

La amistad que se va forjando entre las tres nenas que coinciden en el estacionamiento de un Casino, es el punto de partida para esta novela (que ganó el XVIII Premio de Novela corta “Salvador García Aguilar”, en Alicante, España), que se anima a plasmar el mundo infantil de una época más despreocupada, con desparpajo y sin prejuicios, a través de una narradora protagonista, que va desenrollando la madeja de una trama ágil y amena, con un final que nos dejará pensando.

Autor: Mónica Berjman

Comprar online

Email
Categorías: , Etiqueta:

Descripción del producto

Mónica Rita Berjman nació en Necochea, es psicóloga y aficionada a la escritura. Ha ganado algunos concursos de cuentos. Las Marrapodi fue ganadora del XVIII Premio de novela corta Salvador García Aguilar auspiciado por el ayuntamiento de Rojales, Alicante, España. Fue publicado en España con el título de Prueba de Resistencia, por la editorial Agua Clara.

Reseña

Por Adriana Romano

“No me parece tan terrible dejar a una nena sola en un auto durante horas, mientras los padres van a jugar al Casino”, dice la voz protagonista de Ana.
En el estacionamiento del Casino de Necochea, una pequeña ciudad balnearia de la Provincia de Buenos Aires, hay –entre muchos- dos autos con niñas adentro. Sus padres, varias noches a la semana, las dejan encerradas mientras juegan hasta la madrugada. Ellas no se conocen, pero un día se descubren y ahí comienza una aventura de lealtades infantiles que nos revela con maestría el mundo de la infancia, no siempre idílico.
Novela nocturna, Las Marrapodi.
Aunque la noche es tradicionalmente el espacio vedado a la infancia, por peligroso y fantasmal, lo nocturno preside los momentos cruciales de esta historia de iniciación que retrata la pérdida de la inocencia de cuatro chicas cuyas edades oscilan entre los seis y los once años. Y he ahí su originalidad y la conmoción que provoca en el lector adulto un relato de infancia, aparentemente alejado en el tiempo: la niñez de los años 50.

Ana, la narradora, tiene diez años, es única hija y, para su familia, se pasa el día en su mundo. El abuelo es su ídolo; personalísimo y aventurero le proporciona a Ana un espacio de libertad y comprensión que no encuentra en casa donde los padres, demasiado infantiles, andan a su aire sin entender demasiado las necesidades de una chica que se toma la vida en serio. Para ella, la amistad con Las Marrapodi, otras nenas solitarias, es algo extraordinario. La posibilidad de un descubrimiento, y festeja ese encuentro cuyo bautismo será la exploración de unas cavernas que están en la costa a varias cuadras del Casino.
Si bien en toda novela de aprendizaje la centralidad recae en el viaje del héroe, gran parte de Las Marrapodi transcurre en la preparación de esa aventura, alimentada por lecturas de otros viajeros infantiles y soledad.

Leyendo la novela resuena con fuerza “La presa”, esa poderosa historia de iniciación, escrita por el autor japonés Kenzaburo Oé, en la que un grupo de niños viven una vida paralela a la de los hombres de la aldea. Vida que los conduce a una tragedia precoz.
Como en el relato del japonés Oé, en la historia que tan bien trama Mónica Berjaman, los grandes parecen estar siempre en otra cosa, ajenos, atentos a la resolución de conflictos vacuos.
Ausentes, miran la infancia como a un predio inentendible al que sólo hay que proporcionarle comida y abrigo.
Tal vez por eso, las chicas, libradas a su suerte, asumen el riesgo inconsciente de buscar contestarse las preguntas que la humanidad se ha hecho a lo largo de los siglos y que los padres parecen haber olvidado. “Me sumergí en el agua y la perfumé con agua colonia. Y, así, de repente, mientras me hundía, mi corazón dio un brinco luminoso. ¡Estaba segura de que en la vida me iban a ocurrir grandes cosas! Todo iba a salir bien.”

Mientras pasamos las páginas, las voces de Ana y de las Marrapodi van tejiendo una historia por momentos divertida, por momentos trágica, y siempre inteligente.
Las Marrapodi, primera novela de Mónica Berjman, psicóloga y escritora, que mereció el XVIII Premio de Novela Corta “Salvador García Aguilar” del Ayuntamiento de Rojales, deja al descubierto el mundo adulto visto por los ojos implacables de una niña de diez años, y recrea con una fuerza vital arrolladora el escenario iniciático de la niñez.

Consultar por este libro