nuestra-herejia-no-era-ciega

Nuestra herejía no era ciega

Novela que aborda el clásico tópico de la soledad desde una perspectiva contempóranea y actual, con la presencia de abordajes múltiples, desde un narrador obsesivo y a la vez detallista, que busca en la escritura una forma de explorar sus sentimientos y su entorno. Ubicada en Córdoba, alrededor del amor, las rupturas y las continuidades afectivas, la novela nos provoca desde el lugar de nuestra propia soledad.

Autor: Adrián Giorgio

Comprar online

Email
Categorías: ,

Descripción del producto

Adrián Giorgio, Haedo, Bs. As. 1988. Es Licenciado en Letras Modernas y Técnico Instrumental de Corrección Literaria de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). Ha publicado cuentos y microrrelatos en el diario La voz del interior y la revista Rumbos, como así también ha participado de antologías en Bruma Ediciones, Pelos de Punta y Editorial De Los Cuatro Vientos. En el 2014 publicó su primer libro de poesía llamado No amarás.

Reseña

La soledad era esto – Por Celso Lunghi
Escribir un libro acerca de un tema sobre el cual ya se ha escrito mucho -la novela, de hecho, comienza con una cita clásica- no resulta una tarea sencilla. No es original pero es necesario decir que esta es una novela acerca de la soledad o, mejor dicho, acerca del significado actual que ha tomado ese concepto o, mejor dicho, acerca de lo que dicho concepto representa actualmente para un veinteañero que estudió Letras, que escribe poesía y que trabaja para una editorial, es decir, para un personaje al que la literatura -una actividad que por definición demanda dos condiciones excluyentes: ocio y soledad- rodea por los cuatro costados.
El protagonista de esta primera novela de Adrián Giorgio se permite reflexionar acerca de eso y, en términos más amplios, convertirlo en materia prima para su narración, en principio -hay, en esta novela, una historia de amor-, pero también para su poesía y, en ese sentido, el texto adquiere otra dimensión: se convierte en un intento desesperado por intentar delinear desde la mayor cantidad de áreas que su creatividad lo permita una definición moderna de un término que ya está cargado y sobrecargado de significado.
En esta novela, cabe agregar, abundan los elementos que al día de hoy definen nuestra cotidianidad: hay mensajes de whatsapp, publicaciones de Facebook -uno de los personajes, incluso, se permite elaborar una teoría que explica el funcionamiento de los me gusta: el afán, de nuevo, por dar un marco a los cambios que nos están atravesando, a las nuevas maneras de sentir lo que se sintió siempre- y, hay, además, un itinerario. Porque si por un lado están los personajes y por el otro, sus emociones, una tercera pero no por eso menos importante protagonista de esta novela es la ciudad. Córdoba Capital y sus alrededores son recorridos a lo largo de las páginas que van a leer a continuación de una manera permanente y justamente esos recorridos funcionan como una síntesis perfecta de los conflictos que rodean al protagonista, que está atravesado por los viajes, desde los que hace con una función meramente utilitarista -su trabajo implica un desplazamiento diario-, hasta los que hace en busca o de la reconstitución de una pareja -esta, ha llegado el momento de decirlo, es la historia de una ruptura y de lo que una ruptura desencadena- o del surgimiento de una nueva relación para llegar, finalmente, al viaje como escape, como fuga, como punto de partida para una nueva historia.
Se trata, en síntesis, de una novela que se propone captar una experiencia contemporánea o, mejor dicho, un sentimiento universal pero en términos contemporáneos y eso es, justamente, lo que define a los buenos libros: se reapropian de los grandes tópicos y los resignifican de acuerdo con las coordenadas de su propio tiempo.

Consultar por este libro