Lonja de real (selección de poemas) - Cecilia Collazo

 

 

Profundidades

                                                                            “Para escribir tengo que instalarme en el vacío.”

“Escribir es una piedra lanzada a lo hondo del pozo.”

                                                                 Clarice Lispector 

                                                                                 (Ucrania: 1920-Río de Janeiro 1977)

                                                       ………………………………………………………………………

 

 

 

Poemas: 

…………………………………………………………………………………………… 

La opacidad 

nos hace obstáculo. 

Trato de precisar tu voz en la tormenta, 

pero no logro escucharla. 

Sólo un murmullo, pequeño atronador. 

Como el oído no alcanza, 

busco la mirada como refugio. 

Diviso una sombra. 

No encuentro a su dueño. 

Entrecierro los ojos para calibrar mi vista. 

Con ímpetu miro a lo lejos. 

Es como una fotografía que disipa la niebla.

Puedo vernos, 

en el fuera de foco 

de esa imagen.

…………………………………………......

 

Vengo del peor de los lugares. 

Oscura morada, 

donde planto un carozo. 

El mosto del río, su sedimento 

que dejo instalarse. 

Aprieto fuerte la suerte del día 

para exprimirla en sumo. 

Me dejo llevar hacia la mansa playa. 

Y convierto aquel desecho en semilla. 

La riego, 

la miro, la admiro. 

La veo crecer 

y observo su entorno. 

Se ha convertido en bosque, 

me enciende a carcajadas.

………………………………………………………………

 

¿Qué es el sueño? 

 

Crea en él como el pintor en su cuadro, 

toma los óleos de los sentidos 

y arma una escena. 

Cuando despierta lo cuenta. 

Piensa que sus personajes se meten en él, 

pero es su puro invento.

…………………………………………………………………….

 

Cuando 

el amor se va, 

le duelen los huesos.

…………………………………………………………………….

 

La oscuridad de mi infancia corre veloz sobre el presente. 

La asfixia, la acuna y de repente la envuelve. 

A veces es intrépido cielo negro. 

Otras entibia como el sol de invierno. 

Y no sé qué hacer con ella. 

Se me presenta desnuda, cruel, atiborrada. 

Me angustia y hago silencio.

 

Pinto mis labios. 

La invito a tomar el té a mi mesa.

…………………………………………………………………………

 

Entonces 

encuentra una palabra 

y hace una ronda 

cosiendo un borde.

…………………………………………………………………………….

 

Amanece 

La penumbra en el cuarto extiende su reinado. 

Los sabores del amanecer ruegan por encontrar un espacio. 

Se va abriendo la mañana. 

El pájaro aún no canta. 

Murmullos delicados van invadiendo el aire, la casa. 

La voz baja del día, 

se cuela por la hendiduras de las ventanas. 

El piar de aves. 

El baile de álamos al viento. 

El susurro en secreto 

de los obreros del nuevo día.

……………………………………………………………………………

 

.

Cuando el lupus 

ataque su cerebro 

entonces será el fin, 

de la memoria 

de las palabras, 

del recuerdo atornillado en el tejido; 

será el conectivo 

fracaso de lo humano 

y se llevará, la llevará 

como a un resto.

…………………………………………………………………………………………..

 

Moriré 

en un tiempo 

y cuando llegues 

sabré qué hacer. 

Encontraré refugio 

para el cuerpo inmóvil. 

Llevaré lo vivido 

como un traje. 

En los bolsillos 

el recuerdo 

de aquel viaje. 

Quedarán la propiedad 

y sus valores. 

Y desprendido de la carne, 

lo vivo, 

cantará como jilguero.

…………………………………………………………………………………………………..

Todavía 

 

En franca caída 

a pozo ciego, 

te apresuras a salir. 

Resuelves tu condición 

de empantanado. 

En el instante 

del todavía, 

sin ocuparte de la muerte, 

construyes moradas vivas.

………………………………………………………………………………….......

 

Pierde, pierde 

y al perder 

se vuelve más rico. 

Cede 

Cede su objeto, 

y al cederlo 

encuentra una piedra preciosa.

…………………………………………………………………………………………..

 

Despierta 

y pisa 

su kilo de azúcar.

………………………………………………………………………………………

 

A corta edad, 

después 

del desgarro 

tiene 

la idea utópica 

de amarrarse a un mundo 

de sonidos y colores. 

No alcanzan para ser feliz, 

pero lo hace posible.

……………………………………………………………………………….............

 

Todavía perpleja 

por la clamydia, 

no alcanza 

a entender de dónde 

viene 

lo contingente. 

Lo azaroso de la vida. 

Ese accidente 

de encuentro infructuoso 

que hace de frontón 

y le aletea frente al rostro. 

Una 

verdad sin ser 

causa.

Esa añoranza. 

La mano amiga 

El justo instante, que no viene.

………………………………………………………………………………………

 

Esa partida. 

La muerte del amado. 

La sutil compañía del gesto que se ha ido.

……………………………………………………………………………………………

 

Llora el niño su desamparo. 

El abandono de la madre. 

Esa otra lluvia.

……………………………………………………………………………………………

 

Un océano con boca de cocodrilo. 

Si se detiene, se lo traga. 

Sólo la luz le marca el camino 

que sale del mar.

…………………………………………………………………………………………

 

La muerte del poeta 

congela 

las alas de un pájaro 

y ya no vuela.

…………………………………………………………………………………

 

La osadía de mirar 

en un goce desde arriba, 

cuando se es pequeño, 

muy pequeño.

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………........