Uno de los relatos del genio de Julian Lucero (autor de “La nena que eructaba melodías gonzo”) fue publicado en Hijos del Pueblo con ilustraciones de Bruno Maretto. ¡No dejen de leer este tremendísimo cuento!

El matrimonio Quiroga se mataba de risa cuando Milo, su hijo mayor, comenzó a perder los dientes de leche. Se tentaban porque seseaba y esparcía rocío de saliva por todas partes como un atomizador. Carcajeaban cuando la lengua se asomaba por la ventana formada por la pérdida de los incisivos centrales; le decían que parecía un reptil, un ofidio, aunque Milo no sabía qué significaba eso…

Para leer más click en el siguiente link: http://hijosdelpueblo.com.ar/tito-monstruito/